Hace unos días escuché una noticia que a simple vista podría haberse clasificado como «buena» pero me generó una reacción muy curiosa que quiero compartir contigo. La noticia en cuestión es el «adelanto» de los programa de prime time de TVE a partir de principios de Marzo.

Según la noticia, la cadena había decidido adelantar el inicio de sus programas en franja de máxima audiencia para que estos pudiesen terminar antes de la medianoche. Hasta aquí interesante ¿no? Independientemente de las medidas para poder terminar estos programas antes (creo que se recortaba la duración del telediario… empiezan mis dudas), el argumento para apoyar esta medida desde RTVE fue el apoyo a la «racionalización de los horarios».

Es decir, RTVE, como ente público, decide modificar su programación para que las familias puedan dormir un poco más y puedan ser un poco más productivas al día siguiente (tanto en el trabajo como en los estudios). ¡Oh!¡Gracias! Y, por si fuera poco, el ministerio de sanidad publica una nota de prensa apoyando la medida y invita a los demás medios de comunicación a que se unan a ella.

Definitivamente se creen que somos tontos

O sea, que la culpa de que te vayas a dormir tarde y te levantes con unas ojeras que ni un oso panda son ellos. Según ellos, la decisión de cómo invertir tu tiempo no depende de ti, vuelve a ser una decisión suya, porque eres demasiado TONTO para pensar por ti mismo y ¡oh probrecito! debemos cuidar de él y cambiar los horarios de las teles porque duerme poco. Duermes poco, descansas menos, vas a trabajar como un zombie, no eres productivo en el trabajo, te despiden, dejas de pagar impuestos, pasas a cobrar el paro, pierden dinero… que al final es lo único que les importa. Lo siento, no eres tú, son ellos.

Si te paras a pensar lo que los dirigentes de RTVE y el ministerio están asumiendo como cierto para pensar que el adelanto del prime time es bueno para ti se te pueden poner los pelos de punta. Por una parte asumen que no eres libre de irte a dormir cuando quieres sino que dependes de la programación de la tele (empezamos mal). Por otra, asumen que pueden modificar estos hábitos simplemente adelantando o acortando programas (seguimos peor, ¿no puedes irte a dormir tarde aunque tu programa preferido termine antes? piénsalo). Pero, lo peor de todo, es que están asumiendo que la programación televisiva tiene un papel importante en la «racionalización de horarios» (fatal…). Los horarios de trabajo no importan, las personas que tienen que recurrir a un segundo empleo por las tardes o los fines de semana tampoco son representativos, la radio no existe, la prensa escrita es solo para los que leen…

Quizás me estoy pasando cuestionando una medida como esta, pero te confieso que el «retortijón» que me sacudió al escuchar la noticia era real. Por unos momentos pensé que me había vuelto un loco conspiranoico y que mi cerebro había pasado al siguiente nivel. No se si es esto último o si hay más gente que haya podido llegar a pensar algo parecido, en cualquier caso, para arrancar una buena teoría conspirativa hace falta alguien que la publique y otros que se la crean… el primer paso ya esta dado, tu turno.

Bromas a parte, apaga la tele, coge un buen libro o haz un curso a distancia o escribe un artículo sobre aquello que te apasione o simplemente disfruta de una buena conversación con las personas que tengas a tu alrededor… sin ruido de fondo… verás que bien.